Dossier Magazine, Uruguay

Dossier Magazine, Uruguay

Dossier Magazine review by Daniel Tomasini (p18) for ‘Gazes’ show at 6280 Gallery, Montevideo.

 

 

No basta sólo con mirar
Santiago Paulós en 6280 Gallery

 

La pintura de Santiago Paulós posee una excelente factura técnica y también (porque lo anterior solo no es suficiente) llega a la profundidad que se propone con el título de esta muestra. La mirada es un potente transmisor de signos comunicativos, emotivos. Los ojos son el canal de la expresión sin sonido. Cada impacto interior o espiritual que experimenta el ser humano, lo registra la mirada con distinta intensidad. Desde este punto de partida el artista elabora un registro de color de gran contundencia cromática con leves resonancias luministas y tomando como forma la mancha, definitivamente pensada y elaborada, construye un sistema de signos que al propio tiempo reconstruyen diversos tipos de miradas

 

Este recurso, sin embargo, debe aplicarlo a toda la obra por la necesidad de la coherencia del lenguaje. De tal manera que sus rostros, ese campo desde donde irradia el epicentro donde están situados los ojos, conforman un conjunto articulado de expresiones con base en el toque de color, que deben apoyar el objetivo principal que consiste en dar la particular impresión visual de cada personaje por lo que éste irradia. En este recorrido hacia el objetivo el pintor se encuentra con el dilema de construir todo un universo que por calificación hemos denominado rostro, porque el fenómeno de mirar afecta al rostro en variada medida y es en última instancia esta reacción la que el artista invita a percibir.

 

Es así que Paulós es conminado a pintar un cosmos humano que contiene la mirada. Resuelve en este sistema intergaláctico de relaciones, el propio plano pictórico de manera impecable y como gran narrador, tiene la virtud de elevar poéticamente tanto el paisaje como los personajes de su narrativa. Quiere decir que Paulós resuelve el problema de la pintura de forma general para hacernos llegar a lo particular, que es su último objetivo: la perspectiva emocional que delatan los ojos. Esta interrelación necesaria hace que el artista tenga que considerar todo un problema compositivo que lo resuelve a través de sus toques o manchas de color, entonados y en algunas circunstancias abandonados a su brillo, casi al estilo del tapicista. Visualmente estas manchas se podrían asimilar a parches o retazos de diversos materiales textiles, que el artista trabaja, uniéndolos para generar una superficie común y coherente, a pesar de las discrepancias cromáticas y formales con que está hecha. El símil de la colcha permite incorporar ciertos elementos simbólicos, que en el caso de los retazos textiles pueden evocar otras prendas que en general el tiempo ha vencido pero que quedan como testimonios vigorosos de esas existencias.

 

En esta construcción, el pintor da vida a un entorno que partiendo de la conformación del rostro y de la personalidad de un personaje (que no necesariamente tiene que pertenecer al mundo real, y de hecho no pertenece) plantea un interjuego de valores plásticos con los que el artista tiene que luchar para desde allí generar el punto de su interés. No importa, en este caso, que parta del centro o de cualquier punto de la circunferencia. Todo, sin embargo, se hace punto de interés, porque en este acomodamiento de las piezas de la pintura se produce y toma vida propia un fenómeno de vital importancia cuyo vehículo es el color y que hace que todo el plano se conmueva por la presencia de la pintura como fenómeno integral y altamente comprometedor, tanto para el artista como para el observador.

 

La consecución de esta totalidad como universo complejo y seductor es el principal acierto de Paulós, porque demuestra la necesidad de apoyar el lenguaje a través de una técnica muy consistente y por medio de finas facultades de percepción. Todo ello le permite al artista construir un mundo de sensaciones a partir del color, un mundo que gira en torno al modelo y que él atrapa para proyectarlo a través de la mirada.

 

Daniel Tomasini
Revista Dossier
Año 6 – Número 33 – Julio 2012, pág. 18